Domingo 17 DE Noviembre DE 2019
Investigación

Mario Estrada se declara culpable

El excandidato presidencial de la Unión del Cambio Nacional (UCN) cambió su declaración ante la Corte de Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos, de inocente a culpable de uno de los cargos que se le acusa. El Juez Jed Rakoff emitirá sentencia el próximo 24 de enero.

Fecha de publicación: 21-10-19
Mario Estrada quería US$10 millones del Cartel de Sinaloa para impulsar su campaña presidencial de 2019.
Por: Investigación

La posibilidad de obtener una condena más benigna habría sido la razón que llevó a Mario Amílcar Estrada Orellana a declararse culpable en el juicio por narcotráfico que se realiza en su contra en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos.

El 8 de octubre pasado, Estrada por medio de sus abogados presentó una minuta ante el juez Jed Rakoff, de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, en la cual cambió su declaración de no culpable a culpable del cargo de conspiración para enviar drogas a Estados Unidos, según el expediente judicial del caso al cual elPeriódico tuvo acceso. 

El otro cargo por el que es acusado Estrada es el de conspiración para cometer crímenes violentos relacionados al narcotráfico con uso de armas de fuego, debido a que habría solicitado a agentes encubiertos de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), que se hacían pasar como miembros del Cartel de Sinaloa, México, que asesinaran a dos de los candidatos rivales en las pasadas elecciones presidenciales.

Juan Pablo González Mayorga, quien era el tercer secretario adjunto de la UCN y operador de Estrada, y el otro acusado en el juicio, hizo lo propio dos días después ante el juez Rakoff y cambió su declaración a culpable de los dos cargos que se les acusa.

La sentencia de Estrada está programada para el próximo 20 de enero de 2020; mientras que la sentencia para González está programada para el 15 de mayo, según el expediente.

Aunque no se conocen más detalles del por qué Estrada y González cambiaron su declaración de inocentes a culpables, abogados señalan que es normal que los acusados por narcotráfico al conocer las pruebas que se tienen en su contra acepten su culpabilidad e incluso colaboren con las autoridades con información para delatar a otros narcos o declarar contra ellos con la finalidad de agilizar sus sentencias y reducir las condenas.

Negociación con el cartel de Sinaloa

Mario Estrada y Juan Pablo González fueron capturados el 17 de abril de 2019 en Miami, Estados Unidos, por agentes de la DEA, y acusados de los delitos de conspiración para enviar drogas a Estados Unidos y conspiración para cometer asesinatos.

Todas las actuaciones de Estrada y González fueron grabadas por los agentes encubiertos de la agencia antidrogas (DEA) de Estados Unidos, los cuales se hicieron pasar por narcotraficantes del Cartel de Sinaloa, a quienes se les solicitó financiar la campaña presidencial de la UCN a cambio de apoyarlos para utilizar el país para el trasiego de cocaína. Las reuniones se realizaron entre enero y abril de 2019.

La primera reunión se efectuó el 6 de enero de 2019 en la oficina de González. En dicha reunión, González le explicó a un agente encubierto de la DEA que se hacía pasar como narcotraficante mexicano que era miembro activo de la UCN cuyo candidato presidencial era Mario Estrada. González le informó que la campaña presidencial de Mario Estrada necesitaba fondos del narcotráfico para ser competitiva y le preguntó que si conocía a algún cartel que estuviera interesado en proveerle de dichos recursos.

El 10 de enero de 2019, Estrada y González sostienen una reunión con este supuesto narcotraficante donde discutieron sobre los fondos que necesitaban del cartel. 

El agente encubierto le dijo a Estrada que tenía contactos con el Cartel de Sinaloa que le podrían proveer de dichos recursos, pero qué les podría ofrecer él a cambio si ganaba la Presidencia. Estrada respondió que si era electo Presidente les ofrecía nombrar al Ministro de Gobernación y al de la Defensa así como el control de los puertos y aeropuertos de Guatemala. Y le pidió tres nombres de potenciales candidatos para cada posición.

Piden asesinar a rivales políticos

El 7 de febrero, González sostuvo otra reunión con los dos supuestos narcotraficantes y les dijo que Estrada tenía muchas posibilidades de ganar la Presidencia si era apoyado por el Cartel de Sinaloa. González les pidió a los agentes encubiertos si podían asesinar a ciertos rivales políticos para asegurarse de que Mario Estrada ganara la elección.

Incluso González afirmó que no sería difícil matar a uno de los candidatos porque era muy odiado, pero debían tomar precauciones porque el otro candidato estaba bien protegido. 

El socio de Mario Estrada > Juan Pablo González Mayorga no es ningún desconocido para los políticos del país; desde 2009, González se dedicó a financiar partidos políticos, entre ellos la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), según dieron a conocer exdiputados de esa agrupación. En 2013 Sandra Torres se hacía acompañar de González en eventos públicos y lo presentaba ante todos como financista del partido. La función de González en la UNE era ejercer como operador político en diferentes carteras durante ese gobierno, informaron las fuentes.

Al día siguiente, 8 de febrero, Estrada y González se reúnen con los dos agentes y uno de ellos le dice que está en representación de Ismael el Mayo Zambada, líder del Cartel de Sinaloa, y que Zambada está interesado en contribuir a su campaña a cambio de su apoyo al cartel en sus actividades en Guatemala.

Estrada les dice que podría ganar las elecciones si el cartel le proveía de US$10 a US$12 millones para llegar a los 22 departamentos del país y obtener los votos necesarios. 

El supuesto narco le dijo a Estrada que a cambio del apoyo querían que él ayudara al cartel a transportar la droga a través de los aeropuertos del país, que ellos estimaban que pasarían seis aviones mensuales con varias toneladas de cocaína por Guatemala. 

Agregó que le pagarían a Estrada una comisión del diez por ciento del valor de cada cargamento de cocaína por su ayuda para utilizar los puertos y aeropuertos del país.

Estrada y González volvieron a discutir con los supuestos narcotraficantes el asesinato de sus rivales políticos. Estrada les dio los nombres de las dos personas a las que debían asesinar y que el primero de ellos sería fácil porque tenía muchos enemigos.

El 14 de febrero, González se reunió con uno de los supuestos narcotraficantes en una bodega en Florida, EE. UU., quien le presentó a un supuesto sicario que estaba disponible a hacer el trabajo de asesinar a sus rivales políticos. 

González le ofreció al sicario muchos fusiles de asalto para hacer el trabajo. El supuesto sicario le respondió que solo necesitaría tres fusiles AK-47 y dos pistolas. González le aseguró que todo eso lo tendría listo Mario Estrada.

Presión y captura

El 27 de febrero, Estrada se reunió con los agentes encubiertos en un yate en Miami. Estrada empezó la reunión diciendo que quería ganar las elecciones y les cuestionó si iban a cumplir el plan. Los agentes le dijeron que ya tenían US$5 millones para él y le explicaron la forma en que iban a mover el dinero y el acuerdo para apoyar el tráfico de drogas.

Estrada les pidió de urgencia US$1 o US$2 millones porque necesitaba empezar a invertir en la campaña, pero los agentes solo le dieron US$10 mil en efectivo para que no levantara sospechas de que iba a transportar mucho dinero en su viaje de regreso a Guatemala. 

En dicha reunión Estrada cambió de parecer y les pidió a los agentes detener las ejecuciones, porque alguien más iba a asesinar a los potenciales objetivos. 

El 25 de marzo, Estrada apremia a los agentes encubiertos porque estos aún no le habían entregado el dinero que le habían prometido y les dijo que ya estaba trabajando con otros carteles guatemaltecos que lo estarían apoyando en su campaña. Les dijo que su rival, el Cartel Jalisco Nueva Generación también quería apoyarlo con los fondos. 

El 11 de abril González recibe una llamada de los agentes diciéndole que ya tenían el dinero y que si podían viajar a Miami para recogerlo y discutir los nombramientos que querían. 

Estrada y González toman un vuelo directo a Miami, donde el 17 de abril fueron capturados por agentes de la DEA que los estaban esperando por su conspiración con el narco.

El amigo de los narcos

Un político que compartió actividades con Mario Estrada recuerda que Marllory Chacón, representante de varios carteles colombianos y condenada en EE. UU. por narcotráfico, visitaba con frecuencia la finca de Estrada a donde acudían políticos de varios partidos a quienes Chacón conminaba a pasarse a la UCN a cambio de darles financiamiento.

Chacón habría financiado al menos dos de las tres campañas de Estrada a la Presidencia. Sin embargo, los vínculos con el narcotráfico no se limitaban a la Reina del Sur, en lugares como Jutiapa, Zacapa o Huehuetenango, Estrada apadrinaba las candidaturas a diputados o alcaldes de representantes de pequeños carteles locales sin ningún empacho.

Tras su salida de la UNE, Gloria Torres, con estrechos vínculos con narcotraficantes como Juan Ortiz Chamalé y la familia Lorenzana, recibió cobijo en la UCN de Mario Estrada, en donde debido a sus contactos se convirtió en la Secretaria de Organización Política.

Por la UCN también pasó el empresario Javier Hernández, a quien en 2013 le decomisaron un avión cargado con una tonelada de cocaína en Costa Rica. En 2015, Hernández fue candidato a diputado por la UCN y en sus helicópteros se movilizó Estrada durante su campaña proselitista. Hernández es consuegro del pastor Carlos Cash Luna, a quien una investigación del Grupo Univisión lo vinculó con la narcotraficante Marllory Chacón.

La UCN, el partido de ideología narco

Mario Estrada logró amasar una fortuna en poco tiempo, nació en el seno de una familia de escasos recursos y pasó a poseer caballos pura sangre, helicóptero y una extensa hacienda con laguna artificial incluida en las afueras de su natal Jalapa.

Un cable de la embajada de Estados Unidos, firmado por el exembajador Stephen McFarland, describió al partido de Mario Estrada como un partido de “ideología narco”. En el Congreso también ha sido ‘vox populi’ que varios de los diputados de esa agrupación, mantienen estrecha relación con el crimen organizado.

La reunión de la gallina en crema con loroco

1

El 4 de abril pasado, dos semanas antes de que Mario Estrada fuera detenido en Estados Unidos, sostuvo una reunión que duró cuatro horas y media con el presidente Jimmy Morales, y los ministros de Comunicaciones, José Luis Benito; y de Ambiente, Alfonso Alonzo; el secretario de Comunicación, Alfredo Brito; y el diputado de la UCN Julio Lainfiesta (hermano de Rodrigo Lainfiesta Rímola, empresario que ha sido vinculado a Marllory Chacón), de acuerdo con la declaración que César Ramírez, jefe de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia (SAAS), brindó en el Congreso.

La reunión se llevó a cabo en la hacienda de Mario Estrada en Jalapa, a donde acudió Morales en helicóptero a comer “gallina en crema con loroco”, declaró Morales. 

Morales también utilizó en al menos una de sus giras departamentales, el helicóptero con matrícula TG-MEO (acrónimo de Mario Estrada Orellana) propiedad de Estrada, sin que hasta la fecha, la SAAS o la Presidencia hayan aclarado la razón para usar la aeronave.

Evidencia

Mario Estrada fue grabado por los agentes de la DEA que se hicieron pasar por miembros del Cartel de Sinaloa, a quienes pidió US$10 millones para su campaña a cambio de poner a su disposición los puertos y aeropuertos del país para enviar cocaína a EE.UU. También les pidió nombres de candidatos a Ministro de Gobernación y de la Defensa para apoyar sus operaciones.