Domingo 17 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Expulsión de diplomáticos chavistas

Fecha de publicación: 08-11-19

El pasado lunes, el presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, afirmó que expulsará a los diplomáticos venezolanos del régimen dictatorial de Nicolás Maduro al asumir como gobernante el próximo 14 de enero de 2020, al igual que lo hizo el gobernante salvadoreño Nayib Bukele la semana pasada.

“Lo vamos a hacer el 14 de enero. Vamos a romper totalmente relaciones con la Venezuela de Maduro”, dijo Giammattei. Asimismo, el próximo gobernante guatemalteco puntualizó que reconocerá al líder opositor Juan Guaidó como mandatario encargado de Venezuela.

En todo caso, el presidente salvadoreño ordenó al cuerpo diplomático chavista abandonar el país en un plazo perentorio de 48 horas, a lo que el tirano Nicolás Maduro, en “reciprocidad”, declaró “personas non gratas” a los integrantes del cuerpo diplomático salvadoreño y les dio también 48 horas para abandonar el territorio venezolano.

“De la historia no te salvas, Bukele. Te toca tu lugar como traidor y pelele del imperialismo”, dijo Maduro, quien acostumbra insultar a sus adversarios y críticos. Bukele le respondió: “Más respeto, señor Nicolás Maduro, habla de un presidente electo democráticamente, a diferencia suya”.

La amenaza velada de Maduro no debería ser tomada a la ligera por Bukele, como tampoco por Giammattei, quienes, obviamente, han desafiado al régimen narcocriminal de Maduro. Este sanguinario sátrapa ha reconocido que está detrás de los movimientos desestabilizadores de Colombia, Ecuador, Honduras, Perú. Argentina y Chile, por lo que no debería sorprender que también intente desestabilizar a las democracias salvadoreña y guatemalteca. Por tanto, el tema de seguridad regional debería ser abordado con inmediatez.

Tanto Maduro como Diosdado Cabello, los líderes máximos del chavismo venezolano, se han mostrado complacidos con los disturbios violentos en distintos países latinoamericanos, así como con el ascenso al poder del “kirchnerismo” en Argentina, el cual simpatiza con la revolución bolivariana y con la causa del “Socialismo del Siglo XXI”. El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, ha propuesto, con entusiasmo, el advenimiento del “Eje Progresista Latinoamericano”, integrado por Argentina, Nicaragua, Bolivia y México, entre cuyos objetivos está apoyar a la dictadura de Maduro en su lucha contra el “imperialismo”.

En nuestra opinión, el rompimiento de relaciones diplomáticas con la dictadura bolivariana de Maduro, no debería afectar negativamente a los inmigrantes que viven en Venezuela, Guatemala y El Salvador, por lo que sería prudente designar las misiones diplomáticas y consulares que se harán cargo de los negocios de los países confrontados.