Domingo 17 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Quetzal 1

El primer satélite guatemalteco está listo para su lanzamiento.

Fecha de publicación: 08-11-19
Por: Roberto Moreno Godoy

Esta semana vivimos un hito en la historia del país y de la Universidad del Valle de Guatemala. Habiéndose terminado el proceso de construcción y luego de haber superado exitosamente todas las pruebas técnicas, tanto en Guatemala como en Escocia, la Universidad del Valle de Guatemala develó oficialmente ayer Quetzal 1, el primer satélite guatemalteco. UVG lo entregará a la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) en diciembre para ser preparado para su lanzamiento al espacio en 2020.

La misión principal de este satélite será probar un sensor óptico para la detección de clorofila en cuerpos de agua, confiando que pueda brindar información valiosa para ayudar a resolver la problemática del lago de Atitlán. Su construcción ha sido un proceso muy complejo, no solo por estar abriendo brecha en el campo aeroespacial, sino porque la estructura y más del 70 por ciento de los componentes del satélite fueron desarrollados por el equipo de UVG. Más allá del propósito científico y de investigación del proyecto, se espera que el mismo inspire a más niños y jóvenes a incursionar en los campos de ciencia e ingeniería. Como comentó Simonetta di Pippo, directora de la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior (UNOOSA), Guatemala tendrá su primer satélite propio en órbita, un excitante primer paso en la exploración del espacio. Además, resaltó la trascendencia de usar esta tecnología a favor del desarrollo sostenible.

Quetzal 1 es un satélite, de tipo CubeSat 1U, es una iniciativa conjunta de la Facultad de Ingeniería y del Instituto de Investigaciones de la UVG, que comenzó en el 2014. El ingeniero Víctor Hugo Ayerdi, director de Ingeniería Mecánica de la referida casa de estudios, y el doctor Luis Zea, egresado y profesor de dicho departamento, han codirigido diligentemente el proyecto, que ha contado con la participación de más de cien personas, entre estudiantes de distintas carreras, docentes, investigadores, graduados y voluntarios. El promedio de edad de los estudiantes involucrados es de 21 años, lo que envía un profundo mensaje de confianza y optimismo. Es de resaltar el talento, entusiasmo, dedicación y empeño de los miembros de este equipo, factores decisivos para haber alcanzado este formidable logro. Es palpable el orgullo de los miembros de la UVG de ser la Casa del Primer Satélite Guatemalteco y de continuar poniendo la ciencia al servicio de la sociedad.

Además del respaldo institucional, el proyecto ha contado con el apoyo de diferentes instituciones, organizaciones y patrocinadores, que permitieron completar el satélite. Esta iniciativa fue la ganadora a escala mundial de la segunda edición del programa KiboCUBE de la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior (UNOOSA) y JAXA, en 2017, lo cual ha sido determinante para poder lanzar el satélite al espacio. También debe resaltarse el apoyo de las Embajadas de Japón, del Reino Unido y de los Estados Unidos de América, Agencia Espacial de Reino Unido, ASTROSAT, Superintendencia de Telecomunicaciones, Club de Radioaficionados de Guatemala, Seguros Universales, Centro Internacional de Física Teórica (ICTP), universidades de Chile, Colorado y Wurzburgo, Prensa Libre, ANSYS, GRUPO SSC, Claro Guatemala, United Airlines, SETEClab, donantes individuales y asesores internacionales. Como mencionó durante el evento el Excelentísimo Señor Embajador del Japón, Tomohiko Furutani, “el nombre del proyecto KiboCUBE proviene del módulo japonés llamado Kibo en la Estación Espacial Internacional. “Kibo” significa esperanza en japonés. Es definitivamente esperanzador poder observar el lanzamiento de Quetzal 1 al espacio y verlo volar como la bella ave nacional de Guatemala”. Estamos muy orgullosos de este importante aporte al país, gracias a una labor exigente y sostenida de la UVG por varios años. ¡Enhorabuena!