Miércoles 22 DE Enero DE 2020
Opinión

Jimmy Morales y Jafeth Cabrera Franco: miembros del pacto de corruptos

Ahora aquellos humildes universitarios salen millonarios de sus cargos y sin vergüenza. Y el país, a la deriva, sin rumbo ni norte.

Fecha de publicación: 14-01-20
Por: Eduardo Antonio Velásquez Carrera

El año pasado cumplí 35 años de servicios prestados en la Universidad de San Carlos de Guatemala –Usac–, anteriormente a ello, fui estudiante de economía y de letras. Fui joven profesor, profesor de posgrado y miembro fundador de la Escuela de Estudios de Posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas, en la que también me desempeñé como Secretario Académico y Decano, fui director del Centro de Estudios Urbanos y Regionales –CEUR–. Por ello, he conocido a muchísimos alumnos, profesores, miembros del Consejo Superior Universitario, decanos y rectores. Por ello conocí y trate, al exdecano de la Facultad de Ciencias Médicas y posteriormente Rector, doctor Jafeth Ernesto Cabrera Franco, hoy vicepresidente de la República saliente y al entonces estudiante de la carrera de administración de empresas, licenciado Jimmy Morales Cabrera, hoy presidente de la República, también saliente. Desde el momento que supe que eran candidatos, pensé que no tendrían posibilidad de llegar a los cargos, hasta que se desataron todos los eventos que concluyeron con la caída del poder político del general Otto Fernando Pérez Molina, de la Presidencia de la República y de la vicepresidente, Roxana Baldetti Elías, tras el descubrimiento de “La Línea”, en la que los propios altos funcionarios del Estado, eran miembros de la estructura criminal que drenaba los fondos de las aduanas para beneficio propio, entre otros señalamientos. Poco a poco fuimos conociendo la naturaleza del Partido FC-Nación que llevó a la Presidencia y a la Vicepresidencia, tanto el presidente Morales como al vicepresidente Cabrera Franco. Gracias al trabajo del Ministerio Público –MP– al mando de la licenciada Thelma Aldana y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala –CICIG– hemos podido conocer del supuesto involucramiento del hermano y del hijo del Presidente en actos de corrupción y de los señalamientos en contra del presidente Morales en supuestos actos de corrupción al haber aceptado donaciones de varios miembros conspicuos del empresariado nacional de financiamiento ilícito, por ellos aceptado públicamente. Del vicepresidente Cabrera Franco se ha insinuado, que su hijo, se ha prestado para supuestos actos de corrupción que todavía no han sido denunciados ante las instancias correspondientes. Sin embargo, la realidad fue que el actual gobierno que entrega el poder político el día de hoy, pasó de un discurso a favor de las acciones del MP y de la CICIG, a uno especialmente en contra de la CICIG y del Comisionado, doctor Iván Velásquez a quien se le prohibió el ingreso al país y luego la cancelación unilateral de su mandato. Acción que la mayoría de guatemaltecos reprobamos. El MP bajo el mando de doña Consuelo ha resultado un desconsuelo para el pueblo guatemalteco. Tanto Jimmy como Jafeth aprobaron los ataques a la ciudadanía y a la conciencia nacional, militarizando su actuar público y en contra de la Usac; especialmente. Lo triste del caso es que sabemos que el presidente Morales no hubiese podido tener acceso a educación superior universitaria, sin la existencia de la Universidad pública, dada la condición socioeconómica de su familia, lo mismo que el caso del ex-Rector, Cabrera Franco; hijo de un respetable líder sindical en tiempos de la Revolución de Octubre. Jimmy y Jafeth estuvieron y están del lado de las sanguijuelas, que continúan saqueando al Estado y a los empobrecidos guatemaltecos. Ahora aquellos humildes universitarios salen millonarios de sus cargos y sin vergüenza. Y el país, a la deriva, sin rumbo ni norte.